A pesar de ser los productos de la cosmética convencional que más ingredientes naturales utilizan (sobre todo ceras y aceites vegetales) coexisten con otros realmente tóxicos. Antiguamente, para darle el color rojo a las barras de labios se utilizaba un pigmento llamado carmín que se obtenía de unos diminutos insectos de la familia de las cochinillas (y se sigue utilizando actualmente también como colorante en alimentos, medicamentos,etc.).Pero si, aunque resulte un poco asqueroso es inocuo para la salud y os aseguro que cuando terminéis de leer este post hasta echaréis de menos a estos coloreados bichitos. Se ha ido sustituyendo por colorantes sintéticos y  óxidos metálicos, de los que existen numerosas evidencias de su contenido en metales pesados.
Los fabricantes no ponen estos metales como ingredientes, sino que provienen de los propios óxidos. Son residuos que se pueden eliminar pero el proceso de eliminación es caro.
Están admitidos en unos umbrales muy bajos por las diferentes administraciones pero con estos compuestos debería haber tolerancia cero. Como siempre, en este tipo de legislaciones todo influye y siempre se terminan favoreciendo al más fuerte.

¿Qué metales pueden contener?

Investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de California publicaron en el 2013 un estudio en el que se habían analizado 32 barras y brillos de labios y detectaron plomo en el 75% de las muestras y de éstas, el 47% superaba los límites recomendados por la FDA(0.1ppm), además de cadmio, cromo, aluminio, manganeso los cuales también se encontraban en algunos productos en concentraciones superiores a las permitidas.
Ya en el 2012 se había realizado otro estudio por el Instituto de la Protección de la Salud y el Consumidor de la Unión Europea donde se analizaron 223 productos labiales de 55 marcas. El 31% de las barras de labios contenía plomo y el 4% de los gloss y la cantidad éste encontrada era el doble en las barras de labios. El precio de los productos no influía en la cantidad de plomo que contenían.
La FDA en respuesta a la numerosas cuestiones de los consumidores sobre este tema redactó un informe donde se recopilan estudios del 2009 y 2011 . En el del 2009 comprobaron que todas las muestras contenían plomo en cantidades desde 0.09 hasta 3.06 ppm y en el del 2011 se analizaron 400 muestras donde se detectaron rangos desde 0.026ppm hasta 7.19 ppm y si echáis un vistazo al listado veréis que son marcas bien conocidas como Revlon,L’oreal,Estée Lauder,Nars,Maybelline,Lancome,Clinique
Aún así la FDA concluye que no lo considera un problema de salud pública.

Tolerancia cero para el plomo

El plomo es bioacumulativo y están más que demostrados sus efectos nocivos para la salud, por lo que los niveles permitidos en productos de consumo deberían ser 0. El Centro de Control de Enfermedades de EEUU ya lo dijo en 2010: “No hay umbral seguro para el plomo en sangre”.
Su intoxicación se llama saturnismo o plumbosis.
Sus efectos en nuestro organismo:
-A nivel muscular: fatiga, pérdida progresiva de fuerza hasta parálisis.
-A nivel digestivo: toxicidad gastrointestinal y hepática (anorexia,molestias digestivas..).
-Es neurotóxico: ansiedad, confusión, insomnio, irritabilidad, déficit de atención en niños.
-Disruptor endocrino: problemas de fertilidad.
-Relacionado con cáncer de laringe y pulmón.
Los niños son especialmente vulnerables a estos efectos y les puede afectar en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.
En embarazadas puede causar abortos, partos prematuros, bajo peso al nacer y malformaciones.
Está claro que en las barras de labios nos lo comemos directamente (se calcula que una mujer ingiere a lo largo de toda su vida 2 kilos de pintalabios) pero además puede penetrar a través de la piel y atraviesa placenta.

El cadmio se ha relacionado con el cáncer de pulmón y con lesiones renales. El cromo es carcinógeno.
En la cosmética natural certificada no vamos a tener este problema pues ningún sello certificador admite productos con metales pesados, los fabricantes garantizan que las materias primas para fabricarlos no contienen estos metales mediante un exhaustivo control de la trazabilidad. Existen técnicas de detección de estos metales como la espectrometría de absorción atómica, pero, como ya he dicho son costosas y las marcas de cosmética convencional no se detienen a hacer estos análisis.

barras labios

Más ingredientes no deseables…

  • Derivados del petróleo: son otros de los componentes que nos vamos a encontrar en cualquier barra de labios que no sea de cosmética natural. Son el Petrolatum, Paraffin oil, Liquid paraffin, Mineral oil, Cera microcristalina. Además de las impurezas que pueden quedar de los procesos de refinamiento del petróleo (Hidrocarburos Aromáticos Policíclicos catalogados como carcinógenos) , forman una película que impide la transpiración natural y tienen un falso efecto hidratante que termina en el conocido “efecto rebote”: cuanto más a menudo te pones más se te resecan los labios, a que si? Sus efectos no son tan graves como los de los metales, pero sí que dan problemas de alergias en algunos casos y hasta se ha visto su acumulación en hígado y ganglios linfáticos.
  • Siliconas: son las encargadas de la ” duración 800 horas”, el efecto plastificado y rellenador de arrugas, no pegajoso….pero como ya he explicado en anteriores post, no dejan respirar la piel y si son las solubles (PEGs) pueden estar contaminados con 1,4-dioxano.
  • Conservantes: parabenes, methylisotiazolinone y en el mejor de los casos el fenoxietanol.
  • Perfumes: quién no ha abierto un pintalabios de esos que huelen a chicle de fresa,mora…y hasta coca-cola!! y no le han dado ganas de pegarle un mordisco?? Detrás del nombre “parfum” se pueden esconder infinidad de sustancias químicas de dudosa inocuidad.

Hay que tener especial cuidado sobretodo de que no lleguen a las manos de los peques de la casa,que muchas veces nos los cogen para jugar, pues son mucho más sensibles a los efectos perjudiciales de éstas sustancias. Visto lo visto van a tener que empezar a poner en las barras de labios como en los medicamentos: “mantener fuera del alcance de los niños”.

 

Fuentes:

http://www.ewg.org/skindeep/ingredient/726334/LEAD/

OMS (Organización Mundial de la Salud)

FDA (U.S Food and Drug Administration)