Bonita,verdad? Es la Amanita muscaria,una de las setas más tóxicas que existen. A pesar de su atractivo a nadie se le ocurre cogerla pues son bien conocidos sus efectos. Es una comparación,un poco exagerada,lo reconozco,pero creo que puede hacer entender como se pueden esconder compuestos realmente tóxicos dentro de unos envases preciosos.

En 2012 The Enviromental Working Group junto con Keep a Breast Fundation redactaron una lista con los 12 más peligrosos disruptores endocrinos.
Según un estudio de la Fundación David Suzuki, en Canadá, aproximadamente un 80% de todos los productos cosméticos contienen por lo menos un ingrediente de la lista la “docena sucia” . Estos son algunos de los componentes que debemos evitar en nuestros cosméticos, de todos ellos y alguno más os iré hablando en este blog:

  • BHA y BHT: Butil-hidroxi-anisol o E-320 y Butil-hidroxi-tolueno o E-321. Son antioxidantes sintéticos, también utilizados como aditivos alimentarios. Hay estudios en animales donde se ha comprobado su capacidad carcinogénica. Su uso está autorizado en UE y EEUU y lo podemos encontrar en cremas y maquillajes.
  • Siloxano, Dimeticona Y Ciclometicona: Son siliconas: polímeros inorgánicos derivados del silicio. Dan sensación de falsa hidratación pero no permiten la transpiración natural de la piel. Se pueden acumular en ganglios e hígado.
  • MEA(monoetanolamina), DEA(dietanolamina) y TEA(trietanolamina): Se usan como espumantes y emulsionantes. Son potenciales cancerígenos. La Coalición para la Prevención del Cáncer de EEUU recomienda evitar su uso.
  • P-Fenilendiamina: derivado de la anilina. Se usa en tintes para el pelo por su capacidad para dar color. Causa dermatitis de contacto.
  • Ftalatos: Son sustancias plásticas que se utilizan en perfumes como fijadores y en lacas de uñas. Poseen gran capacidad de penetración en el organismo y son disruptores endocrinos.
  • Triclosán: derivado fenólico clorado. Se emplea como desinfectante. Es disruptor endocrino e induce a la resistencia bacteriana.
  • Formaldehído: y sustancias liberadoras del mismo como DMD Hidantoína, Diazolidin urea y Polyquaternium. Se utilizan como conservantes, antimicóticos y antisépticos. Son irritantes de vías respiratorias y cancerígenos.
  • Lauril Sulfato Sódico y Laureth Sulfato Sódico: Son tensoactivos iónicos. Se usan como espumantes. Son irritantes cutáneos.
  • Parabenes: es una amplia familia. Se usan como humectantes y conservantes. Son disruptores hormonales.
  • Compuestos PEG (Polietilenglicol): se usan en bases para cremas. En su proceso de síntesis pueden contaminarse con el 1,4-dioxano o plomo que son cancerígenos.
  • Derivados del petróleo: Parafina, vaselina sintética o petrolatum: Se encuentran en infinidad de fórmulas por la estabilidad que las confieren y su bajo coste. Son falsos hidratantes y se acumulan en hígado y ganglios linfáticos porque aunque no penetran por vía percutánea se ingieren al contenerlos bálsamos labiales y cremas.
  • Perfumes sintéticos: son fragancias de composición desconocida y efectos que pueden ir desde alergias hasta neurotoxicidad y cáncer.