Aceite de hipérico: el after-sun más natural

Home / Plantas / Aceite de hipérico: el after-sun más natural
Aceite de hipérico: el after-sun más natural

Por más precauciones que tengamos a la hora de tomar el sol un despiste lo tiene cualquiera y después de un agradable día playero podemos volver a casa con la piel irritada y enrojecida. En el mercado existen infinidad de lociones para después del sol, pero hoy os voy a hablar de un remedio natural y muy eficaz no sólo para calmar la piel  sino también para tratar las quemaduras y las posibles ampollas que puedan aparecer: el aceite de hipérico (Hypericum perforatum L.) . Seguramente hayáis oído hablar de esta planta por sus propiedades antidepresivas por vía oral, pero también tiene excelentes propiedades por vía tópica.

El aceite de hipérico se obtiene mediante la maceración de sus flores en un aceite vegetal virgen (oliva, girasol), dejándolo en un recipiente 40 días al sol. Su floración y recolección es en Junio (momento de mayor concentración de principios activos), de ahí su nombre: hierba de San Juan. Como resultado de esta maceración se obtiene un líquido de color rojo intenso (las flores son amarillas pero al frotarlas se tiñen de rojo) formado por la fracción liposoluble  de los principios activos: los flavonoides, los pigmentos rojos (hipericina) y el aceite esencial.

Las propiedades para la piel de este aceite son increíbles:

  • Es antiinflamatorio y antiséptico
  • Ha demostrado actividad antiviral (herpes,varicela….)
  • Promueve la epitelización de los tejidos (cicatrizante)
  • Ayuda a la reabsorción de los hematomas

Con lo cual está indicado para tratar quemaduras solares, picaduras de insectos, irritaciones,urticarias y ampollas. También en reumatismos, gota y lumbago.

En Verum Natura nos encanta la forma de obtención de este aceite de Amapola Biocosmetics, realizando la maceración en aceite ecológico de girasol de primera prensada. Así, la leche corporal de hipérico es excelente para regenerar las pieles secas o dañadas por el sol y su bálsamo con aceite de germen de trigo, manteca de karité y aceite esencial de lavandín conviene tenerlo siempre a mano para cualquier tipo de quemadura (doméstica o solar), rozaduras o irritaciones.

Hiperico_Amapola

Deja un comentario

Your email address will not be published.