¿Por qué no es segura la cosmética DIY?

¿Por qué no es segura la cosmética DIY?

Ahora tenemos tiempo, mucho tiempo… y ante la imposibilidad de salir a comprar los cosméticos que se nos van acabando, podéis caer en la tentación de  intentar fabricaroslos en casa. Y por qué no, verdad? Las redes sociales está llenas de “recetas” de cosmética casera ya que, hace ya tiempo que la cosmética casera o cosmética DIY está de moda.

En este artículo os voy a dar mi opinión personal sobre este tema y las razones por las que nunca os he dado la fórmula para fabricaros un cosmético.

¿Por qué creo que no es segura la cosmética casera?

Tendemos a asociar el concepto de “natural” con “saludable” y “seguro”, pero no siempre es así. Y mucho menos extrapolar los beneficios que puedan tener ciertos alimentos de nuestra dieta a nuestra piel.

Esta son las razones por las que no me parece seguro fabricar cosmética en tu casa :

  1. Las medidas higiénicas necesarias para un laboratorio de fabricación de cosméticos no se pueden alcanzar en una cocina. Para formular un cosmético los utensilios utilizados tienen que estar perfectamente desinfectados para evitar contaminaciones, así como el espacio donde se realiza, y la encimera de la cocina no es un sitio precisamente aséptico.
  2. El cálculo de la dosis de los ingredientes de la fórmula debe de ser muy exacto, ya que algunos pueden ser irritantes y debe de controlarse muy bien su dosificación. Hacer esas mediciones tan exactas en casa puede ser complicado.
  3. Hay ciertos ingredientes que pueden causar problemas como:
  • Bicarbonato: se utiliza en desodorantes, exfoliantes…Tiene un pH muy alto por lo que es muy irritante.
  • Zumo de limón: se utiliza como blanqueante, conservante…Tiene un pH extremadamente ácido por lo que puede causar irritación de la piel. Además es fotosensibilizante, por lo que,al exponer la piel a sol podría provocar irritaciones y manchas.
  • Azúcar: se utiliza sobre todo para hacer exfoliantes. Tiene un grano demasiado grueso por lo que podría causar micro arañazos en la piel.
  • Miel:muy utilizada por sus propiedades humectantes y calmantes, puede provocar una rápida proliferación de bacterias en la fórmula.
  • Huevo y clara de huevo: en los huevos crudos se puede encontrar la bacteria Salmonella, microorganismo patógeno que puede entrar a través de mucosas o por ingestión accidental.
  • Alcohol etílico: si no se utiliza en las proporciones adecuadas puede deshidratar la piel.
  • Aceites esenciales: son potenciales alérgenos. Algunos pueden ser irritantes si no se usan en la dosis adecuada.

4. La conservación de la fórmula. Un producto mal conservado donde hayan proliferado hongos y bacterias puede ser peligroso para la salud. O, si se ha oxidado algún componente de la fórmula (por ej. un aceite vegetal), puede tener un efecto pro-oxidante. Os recomiendo que is alguna vez fabricáis algún cosmético en casa no lo guardéis, usar y tirar lo antes posible.

5.La eficacia de las fórmulas cosméticas caseras no es comparable a las fabricadas en laboratorio. No se ha medido su efectividad (poe ejemplo, los filtros solares)

La seguridad de un producto cosmético para mí es lo más importante, por delante de su eficacia. En Internet encontraréis infinidad de recetas de cosmética DIY. Si te apetece experimentar con alguna te aconsejaría como mucho alguna mascarilla capilar (y que no contenga ninguno de los ingredientes que anteriormente he nombrado), pero nunca sustituir un tratamiento fabricado en un laboratorio preparado para ello. Si te gusta la cosmética natural, tenemos la gran suerte de contar con excelentes formuladores y marcas dentro y fuera de España que cuentan con todos las medidas de seguridad legales para la fabricación de sus cosméticos. Y las tiendas os seguimos enviando vuestros productos a casa, así que no hay razón para que prescindas de tu cosmético favorito.

Si tienes alguna duda déjamela en comentarios o envíame un email a cristina@verumnatura.com y te contestaré encantada.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.